3 motivos para no empezar una dieta este verano

Ya está aquí el buen tiempo y ¡ay! ¡Te ha pillado el toro y tú con estas pintas! No te ha dado tiempo a prepararte a fondo para la operación bikini y vas luciendo michelín. ¿Y ahora qué?

3 motivos para no empezar una dieta este verano

Te invitamos a que te lo tomes de otra manera y lo mires desde otra perspectiva: ¿Y si te planteas simplemente disfrutar del verano y olvidarte de sufrir? ¿Por qué esta necesidad de vernos como los modelos de las revistas? Te proponemos que cambies la dieta de la alcachofa por la de “sentirte bien contigo mismo”.

Puede parecerte una locura dejar pasar de largo esos kilos de más que has acumulado durante el invierno. Pero solo te van a hacer falta tres motivos para que empieces a plantearte si de verdad merece la pena empezar una dieta en verano:

  1. Ese cuerpo diez que te propones tener no se consigue ni en un par de semanas, ni en un par de meses. Para estar realmente en forma se necesita tiempo, constancia, y mucha disciplina; hacer ejercicio a diario, llevar una dieta equilibrada, tener hábitos saludables, etc…
    Ya te lo decimos, los milagros no existen, no te fíes de las dietas que te prometen perder mucho peso de manera rápida y fácil. Cuanto más rápido lo pierdas, más rápido lo recuperarás. ¿Merece la pena?
  2. Mira por tu salud física y mental. Las dietas suelen privar de comer ciertos alimentos que tu cuerpo necesita para funcionar correctamente. Por otro lado, una fuerte preocupación por las dietas pueden provocar obsesiones que desembocan fácilmente en enfermedades psicológicas, como la anorexia y la bulimia.
  3. Acéptate tal como eres. ¡Viva la naturalidad! No hay nada más atractivo que una persona que tiene seguridad en sí misma, sin complejos, que desprende espontaneidad y normalidad. Créetelo, eso vale mucho más que un cuerpo perfectamente moldeado. Deja atrás los prejuicios, las preocupaciones por el “qué dirán”, y esos defectos que en realidad seguramente solo ves tú. Saca lo mejor de ti, aprovecha tus encantos, y enamora a los demás con tu autoconfianza.

Te animamos a que te cuides, te mimes, e intentes sentirte mejor contigo mismo a nivel físico y emocional. Iniciar una dieta en ciertos casos es recomendable, pero siempre con la supervisión de un profesional. Es importante cuidarse, pero siempre de manera saludable y sin ponernos en peligro.

Así que este verano guarda la báscula en el armario y aprovecha al máximo todo lo bueno que te trae esta estación. Disfruta del calor, de tus vacaciones, de tus amigos y tu familia, y cómo no, de la comida, simplemente siendo como eres y sin preocuparte de si te ha salido un michelín allí o allá. La clave para ser feliz este verano (y siempre) es llevar una vida sana en todos los sentidos, y lo más importante, quererse a uno mismo tal y como se es.

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *