Dependencia emocional: ¿necesito demasiado a los demás?

¿Qué es la Dependencia Emocional?

E.s una necesidad afectiva fuerte que una persona siente hacia otra. Algo que se necesita, se supone que es algo sin lo cual no podemos vivir, sea del tipo de necesidad que sea. La Dependencia Emocional será algo similar a una adicción pero en vez de necesitar una sustancia, se necesitaría aprobación, afecto, atención de determinadas personas: pareja, familia, amigos e hijos.

Por tanto, es un patrón  de demandas afectivas frustradas, que buscan desesperadamente satisfacerse mediante relaciones estrechas. No obstante, esta búsqueda está destinada al fracaso, o, en el mejor de los casos, al logro de un equilibrio precario.

La dependencia emocional  se  puede manifestar en lo afectivo, sexual, laboral y económico

Algunas características, no es necesario tener todas:

  • Necesitan excesivamente la aprobación de los demás. Cierta preocupación por caer bien incluso a desconocidos.
  • Relaciones exclusivas. Uno de los rasgos propios en estas personas, motivo frecuente de enfados y rupturas. La necesidad de la pareja o del amigo, hijo, es realmente una dependencia como se produce en las adicciones, lo que genera que el otro sujeto se sienta con frecuencia invadido o absorbido.
  • Generalmente adoptan posiciones subordinadas en las relaciones, que se pueden calificar de asimétricas. Su pobre autoestima, y la elección frecuente de parejas idealizadas conducen al dependiente emocional a una continua y progresiva degradación, observan continuamente cómo sus gustos e intereses son relegados a un segundo plano, renuncian a su orgullo o a sus ideales, etc, pero lo asumen siempre y cuando sirva para preservar la relación.
  • Dicha subordinación es un medio, y no un fin. Los dependientes emocionales se dan para recibir por su terrible anhelo de mantener la relación.
  • Poseen una autoestima pobre, y un autoconcepto negativo no ajustado a la realidad. Tienen, en general, una autoimagen de perdedores que minimiza o ignora lo positivo de ellos mismos y de sus vidas.
  • Cuando sufren preocupaciones suelen girar en torno a una separación temida, ansiedad de separación o a sentimientos de desvalimiento emocional y vacío, más frecuentes cuando no están inmersos en relaciones estrechas.
  • Su pareja u otra persona significativa suele ser idealizada, caen en un estado de fascinación cuando encuentran una persona segura de sí misma, con cierto éxito o capacidades, aunque muchas veces sean más supuestas que reales. Cuando tenemos mayor equilibrio emocional buscamos personas similares para establecer relaciones simétricas, pero cuando somos dependientes sucede todo lo contrario, creemos ver al salvador en las personas que poseen todo lo que nos falta: amor propio.

Los dependientes emocionales entienden el amor como apego, sumisión y admiración a la persona idealizada, y no como un intercambio recíproco de afecto, responsable del aumento de la autoestima y la calidad de vida.
No hay que olvidar que las diferencias reales entre ambos componentes de la pareja son de autoestima, no de capacidades ni habilidades.

En realidad lo que se siente es un constante miedo al abandono, a las pérdidas, al rechazo a que te dejen de querer.

En definitiva, la Dependencia Emocional es el miedo a la libertad y se caracteriza por comportamientos sumisos, falta de confianza, dificultad en la toma de decisiones, inhabilidad para expresar desacuerdo y por un temor extremo al abandono, la soledad y la separación.

Cuando estas circunstancias generan angustia, depresión o ambas, es probable que para aliviar tales síntomas se requiera un tratamiento, pero es necesario tener en cuenta que la disminución de dichos síntomas es sólo el comienzo de un proceso más profundo.

Tratamiento

Es posible superar, entender y manejar mejor tu adicción, con ayuda de un profesional. Puedes sentirte mejor.

En Centro de Psicología y Psicoterapia podemos ayudarte a encontrar el mejor tratamiento para ti, adecuado a tu situación personal. TE INFORMAMOS EN LA PRIMERA ENTREVISTA GRATUITA.