Terapia psicológica para niños y adolescentes

¿Puede un niño o adolescente necesitar terapia psicológica?

Si, los niños y adolescentes también sufren de: angustia, depresión, tristeza, ira, miedo, celos. Esto a su vez se puede ver  reflejado  en problemas de conducta que impiden el desenvolmiento y desarrollo esperado de él.

La infancia es la etapa en la que ponemos los cimientos que van a permitir el desarrollo y constitución  de la personalidad para nuestra vida adulta. Por ello,  los problemas que se presenten en esta etapa y no se resuelvan se suelen ir haciendo cada vez mas fuertes y los vamos arrastrando a lo largo de nuestra vida adulta.

A veces este tipo de problemas pueden ser pasajeros e incluso son parte de la formación de la personalidad y el carácter. Pero en otras, si el niño o adolescente no consigue superarlos, aun con la ayuda de los padres, es recomendable recurrir a un experto.

 Trastornos frecuentes:

  • Déficit de atención
  • Hiperactividad
  • Ansiedad
  • Miedos y fobias
  • Depresión infantil
  • Problemas de aprendizaje
  • Problemas de lenguaje
  • Problemas de alimentación y sueño
  • Enuresis y encopresis
  • Problemas emocionales
  • Trastornos del desarrollo cognitivo y motor
  • Problemas de comportamiento
  • Fracaso escolar

¿Cuándo un niño necesita ayuda?

Con los niños ocurre que muchas veces ellos no saben expresar que necesitan ayuda, y son los padres, profesores o cuidadores quienes detectan que algo no va bien.

En los niños resultan indicadores de dificultades, abordables por una terapia, diversos síntomas y aspectos:

  • Dificultades de relación: timidez, problemas para integrarse, necesidad constante de ser el centro de atención….
  • Problemas en el área escolar: fracaso escolar, hiperactividad con déficit de atención -TDAH-…
  • Síntomas como : enuresis, pesadillas frecuentes, terrores nocturnos, inhibición, agresividad, problemas de conducta…
  • Situaciones difíciles como: pérdidas de un familiar, separación de los padres u otra situación que pueda ser vivida como traumática (maltrato, abuso…)

Terapia para adolescentes:

La adolescencia es una etapa en la evolución de la personalidad de grandes cambios y mucha confusión, de fuertes movimientos internos y búsqueda de identificaciones. Su importancia se debe a que representa el paso de la niñez a la vida adulta, un pasaje difícil, laborioso y conflictivo con uno mismo y como consecuencia, con los demás.

En este periodo se dan cambios corporales, autoafirmación de la personalidad, descubrimiento del yo, aparición del espíritu crítico, rebeldía, descubrimiento del otro sexo, notable emotividad, nuevos planteamientos y experiencias.

El adolescente se encuentra por tanto en una situación de búsqueda de nuevas posibilidades y vínculos, y en definitiva, de su identidad.

Es habitual  que surjan síntomas variados: dificultades de conducta, angustias, depresión, falta de autoestima, identidad corporal, conductas de riesgo, drogas, abuso de las nuevas tecnologías, falta de concentración, problemas y conflictos con las personas que les rodean.

El Apoyo Psicológico en esta etapa es primordial, ayudando al adolescente a superar y atravesar estos conflictos, mejorar su bienestar y crear una base sólida para su personalidad futura.