Donación de óvulos

Cuando los médicos recomiendan por primera vez la donación de óvulos  a una mujer, suele provocar un estado de bloqueo e impacto emocional.

La donación de óvulos ayuda a muchas mujeres a poder tener hijos, pero también supone acceder a una maternidad desconocida, extraña, al no ser como uno la esperaba.

El hijo por donación de óvulos  se convierte entonces en un extraño frente al que aparecen  muchas dudas y temores: ¿podré quererle?, ¿podré sentirme  su madre de verdad?, ¿tendré qué contarle algún día sobre su origen? etc…

Además, a esto se le suma el sentimiento de culpa por tener esas dudas, por hacerse preguntas y por sentir  ambivalencia ante este hijo, cuando, precisamente lo más importante, lo único que puede garantizar tener un buen vínculo con ese hijo y disolver esos temores, es poder pensar sobre todo esto que angustia tanto.

Desde nuestra experiencia con la donación de óvulos, pensamos que consultar con un psicólogo sobre todas estas preguntas y dudas que surgen, puede determinar el resultado del tratamiento así como la futura relación con ese hijo.